ZACATE DE LIMÓN

Cuando éramos niños vivimos una infancia poco parecida a la niñez actual porque las costumbres, sobre todo en la alimentación, eran diferentes.

Llegada la hora de los alimentos, éstos los acompañábamos con cocciones que, calientes en tiempo de frío, o fríos en tiempo de verano, nos hacían beber nuestras madres. Sin mucho esfuerzo porque eran de buen sabor, los consumíamos así como hoy los niños toman un refresco de industrializado. Entre las bebidas que más se recuerdan, es aquella que se preparaba con una planta llamada: Zacate de limón.

¿Porqué su nombre? Pues porque es una hierba de hojas delgadas de unos cuarenta centímetros de largo y su cocimiento da un sabor a un té de hojas de limón. Esta planta tiene su origen en La India y llegó a América con los españoles. Aunque tiene características apreciadas por la medicina nativa, es su sabor el que conquistó un lugar en las preferencias familiares.

Las propiedades del zacate de limón son varias.

Es desinfectante porque su aceite esencial sirve para lavar heridas.

Es estimulante porque activa todas las funciones del cuerpo; es lo que ahora se llama, un antioxidante.

Tiene propiedades carminativas; es decir, que ayuda a expulsar los gases que incomodan al cuerpo.

Su uso frecuente estimula la buena digestión evitando la formación de gases, evitando o curando los cólicos.

Es antiespasmódico porque combate los espasmos o contracciones involuntarias tanto en músculos como en los intestinos que son origen frecuente de los molestos cólicos.

El té de zacate de limón es sudorífico y por tanto, estimula la sudoración en un enfermo causando alivio a su fiebre.

Cuando por medio de una destilación se obtienen sus aceites naturales, este concentrado, aplicado con alcohol en aplicaciones superficiales como lavados o masajes, es también un remedio para combatir el reumatismo, neuralgias, golpes y heridas.

En el patio de muchas familias tradicionales, nunca faltó aquél pasto exuberante al fondo del patio. El té de zacate de limón, como refresco, debidamente endulzado, y con unos cubitos de hielo, sigue siendo una delicia y un saludable uso en las familias que han conservado este uso tradicional y benefactor de la salud.

La próxima vez que tome su alimento, acompáñelo con un vaso refrescante de té de zacate de limón, y, si lo usa con frecuencia, muchos de sus malestares lo abandonarán para siempre.