LOS ANIMALES Y LA SUERTE I

Los presagios que llegan con la presencia de algún animal es creencia muy antigua a la que no escapa nuestra región. Todo lo que viene con el coyote, el murciélago, el camaleón, la chuparrosa, las aves negras y otros animales, ha sido tema de mil historias que se escuchan por nuestros pueblos. He aquí un pequeño muestrario de supersticiones que se escuchan por el Norte de México como herencia de nuestros antepasados.

EL COYOTE

Es superstición universal la creencia de que ver un gato negro cruzar frente a nosotros, es de mala suerte. Esta creencia en los medios rurales de México se ha aplicado a otros animales; por ejemplo: Si al ir por el campo el hombre ve que cruza por su camino un coyote, el resto del día tendrá una mala racha; pero si desea conjurar el mal augurio, debe seguir al animal y matarlo. Como podemos ver, esta creencia ha sido la causa de la muerte de muchos coyotes a lo largo de la historia.

GRITARLE A LA LECHUZA

El tecolote representa inquietantes agüeros; pero se cree que la lechuza también trae maleficios, pues desde el México indígena se ha creído que los brujos se transforman en este animal para visitar a sus víctimas y dejarles algún hechizo. Así, cuando la gente del campo mira u oye el chillido de una lechuza, es regla dictada por la tradición que debe agredirla de palabra, gritándole maldiciones para hacerle saber que no es bienvenida en ninguna parte; y si el tecolote amenaza las almas de los no bautizados, se cree que la lechuza busca llevarse a los recién nacidos para devorarlos o chupar su sangre, por creer los niños son el alimento de las brujas.

EL CORRECAMINOS

Por las carreteras de Nuevo León, es común que se atraviesen animales silvestres como el halcón, el coyote, el tejón y otros. Pero ninguno causa alegría como lo es el encuentro con el correcaminos. Esta flaca ave gallinácea, se dice, trae la suerte cada vez que se atraviesa por nuestra senda. Los jinetes y los conductores de carretas se persignan y sonríen por la íntima convicción de que es un día de suerte.

He conocido personas con formación académica o con títulos universitarios que aún guardan las enseñanzas ancestrales de estas tierras, y se persignan o trazan una cruz con su dedo en el parabrisas de su vehículo cada vez que por las carreteras, se atraviesa el “paisano” Pero también se nota el gesto de desencanto cuando el animal se regresa o se queda parado al lado del camino para ver pasar a los viandantes.

ESCUPIR AL CAMALEÓN

Muchas veces, al ver un regordete camaleón arrastrar su ligero paso por el monte, la gente hace aspavientos poniendo los dedos en cruz y escupiendo tres veces. Esto se debe a que se considera a este desagradable reptil como de mal agüero. Así mismo, existe la creencia de que el camaleón puede escupir a gran distancia su saliva considerada venenosa, o lanzar como proyectil sangre por los ojos –esto último es cierto. Son tantos los mitos acerca de este pequeño reptil que quien llegue a pisarlo se considera señalado para grandes desgracias y debe matarlo para librase del mal que le ha llegado.

La verdad es que este indefenso animalillo, pese a su piel y cabeza cornuda es tan inofensivo, que se pueden atrapar con la mano y echárselo a la bolsa; lo cual se considera de buena suerte, sobre todo en el campo del amor.

Otra creencia es que si se atrapa un camaleón y se cuelga de los alambres de una cerca hasta que muera, esto será suficiente para terminar con la sequía. Así que cuando se quiere provocar la lluvia vemos por alambradas de ranchos y parcelas, camaleones ya disecados y olvidados que algún campesino colgó con estos propósitos.

RATON VIEJO

En el agro y los pueblos, se considera que si un animal vive demasiados años puede tener mutaciones; y es así como se cree que a la víbora puede crecerle pelo a lo largo del cuerpo y hasta hacérsele una melena y el ratón que ha vivido muchos años le salen alas para convertirse en otra especie. A este mutante, lo han llamado “ratón viejo”

MATAR VÍBORA EN VIERNES

Es un dicho muy común: “mataste víbora en viernes...” cuando se quieren referir a la buena fortuna que te ha llegado. Es creencia que si alguien mata una víbora en un viernes, tendrá toda la siguiente semana de buena suerte; y si es de cascabel, mejor...